Cómo redactar un email comercial efectivo

Email marketing. Foto de http://everystockphoto.s3.amazonaws.com/mini_windows_mobile_1093051_tn.jpg
Una de las técnicas de marketing online más extendida y efectiva es el correo electrónico, ya que aunque todavía hay mucha gente que no utiliza las redes sociales, ni lee o escribe un blog, sí que es una gran mayoría la gente que conoce y usa el correo electrónico. El correo electrónico es desde hace más de una década la forma más sencilla y económica de difundir y publicitar nuestros productos, servicios o ideas. Por ello conviene conocer las mejores técnicas para redactar correos comerciales eficazes.


Partes de un correo electrónico

Si el destinatario lee el correo habremos superado una parte importante de nuestra misión, pero no toda, pues lo más complicado es conseguir que realice la acción que pretendemos impulsar con el email (visitar una web, realizar una compra, etc.). Para llegar a ello, tenemos que disponer todos los elementos de nuestra campaña de email marketing enfocados a este objetivo.
En las partes que componen el email, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:
- Remitente. Se debe procurar que el nombre y la dirección de correo asociada sean significativos y dejen claro quien realiza el envío.  No es lo mismo “noreply” desde “Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.” que “Departamento de Marketing” Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Se debe inspirar confianza y seriedad.
- Asunto. Junto con el remitente, es la clave que llevará al receptor a decidirse por leer o no nuestro correo. Que el email se lea o vaya directamente a la papelera depende, en gran medida, del asunto del mensaje. No podemos olvidar que nuestro mail está luchando por captar la atención del usuario y compite con decenas de correos. El texto debe ser corto, atractivo, significativo… Y que evite el filtro anti-spam de los clientes de correo. Para ello, conviene no utilizar algunas palabras, como “gratis“, utilizadas generalmente en el correo spam.
- El contenido. Si hemos conseguido que nuestro mail se lea, conviene no defraudar al lector. Para redactar un mail atractivo, hay que tener en cuenta:
* Las reglas anti-spam. No conviene abusar de los enlaces ni de las imágenes. Tiene que existir una correcta relación entre texto e imagen.
* Las limitaciones de diseño que tiene un email. El mail debe verse correctamente en cualquier cliente de correo: Yahoo, Gmail, Hotmail… También es conveniente incluir siempre una versión del email sólo en texto.

En general la gente mira los correos publicitarios solo por encima sin dedicar mucho tiempo a ello, por lo que hay que centrarse en comunicar una sola idea, utilizar un lenguaje sencillo y directo.
En relación al mensaje hay dos puntos que resultan decisivos:
  1. En todo email publicitario debe haber una “llamada a la acción”. Se pretende que el receptor del mensaje haga algo, que visite una web, que compre un producto, que rellene una encuesta..lo que sea. Por ello el email debe facilitar al máximo la realizaciópn de esa acción: haciendo visible un enlace, una imagen, un botón… cualquier cosa que incite al lector a hacer clic y a llevar a cabo la acción esperada
  2. La página de destino. Aunque esto no está incluido en el email, es parte fundamental para aumentar la efectividad del mismo. La página de destino es la página web a la que van a acceder los usuarios cuando hagan clic en la “llamada a la acción” descrita anteriormente. Desde esa página web, les informaremos o les venderemos un producto. Es importante que la página web sea coherente con el email que se ha enviado y, al igual que el email, debe guiar al usuario hacia la acción que queremos conseguir de él, así que, de nuevo, hay que conseguir una página de destino sencilla, clara, atrayente y bien estructurada. Debe ser un página coherente al objetivo que procuramos (vender, informar, fidelizar…), que no distraiga al usuario, que no le obligue a completar formularios interminables o le haga navegar por distintos sitios para conseguir información sobre lo que se le ofrece. Los internautas no tienen demasiada paciencia y debemos convencer en 10 segundos o habremos perdido la oportunidad de hacerlo, así que hay que hacer lo posible para que el usuario comprenda lo que está viendo y que finalice con éxito la acción.
Por último, conviene siempre explicar a pie del email cómo darse de baja en la lista de correo si así lo desea.